Ciudad de México, 27 de noviembre del 2020.- A través del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca), que  en conjunto con el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo Mazatlán (CIAD) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) campus Sisal en Yucatán trabaja en la investigación acuícola para el cultivo de Robalo blanco (Centropomus viridis en el Pacífico y Centropomus undecimalis en el Golfo de México).

Ciudad de México, 27 de noviembre del 2020.- A través del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca), que  en conjunto con el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo Mazatlán (CIAD) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) campus Sisal en Yucatán trabaja en la investigación acuícola para el cultivo de Robalo blanco (Centropomus viridis en el Pacífico y Centropomus undecimalis en el Golfo de México).

El INAPESCA inició formalmente los trabajos de investigación coordinada desde el año 2015, la primera etapa del proyecto de investigación consistió en adaptar a los reproductores a vivir en cautiverio e iniciar los procesos de domesticación. La primer madurez y corrida fue realizada con éxito por el personal del CIAD Mazatlán, consistente en 120,000 crías con una supervivencia superior al 60% en el año 2017, en 2018 se realizó la segunda corrida 370 mil crías y en 2019 una tercer corrida 630 mil crías.

En la actualidad solamente el CIAD Mazatlán tiene una reproducción de robalo de manera controlada y a escala piloto-comercial. 

En la fase actual del proyecto, el Inapesca junto con productores realiza investigación para la engorda del Robalo blanco en diversos sistemas de cultivo:

  • Jaulas flotantes (15 metros de diámetro x 5 de profundidad) con la empresa Proveedora Mar y Cultura en la Bahía de Topolobampo en Sinaloa.
  • Estanquería rústica (1/4 de hectárea) con la empresa Maricultura del Pacifico en Teacapan Sinaloa.
  • Estanques de geo membrana (9 metros de diámetro X 1.20 de profundidad) en la granja el barrito en Jalisco, con una siembra total de 620,000 robalos.

Se obtuvo durante 2019 y 2020 información sobre su manejo, alimentación y parámetros  físico-químicos que son de suma importancia durante su engorda en los diferentes sistemas de cultivo.

El robalo blanco producido en acuacultura, ya que brinda algunas ventajas  como: etiqueta de sustentabilidad, (producto no capturado en épocas de veda, cría de laboratorio certificado y manejo de buenas prácticas) y la garantía de que es un producto fresco al momento de la venta, con un valor cercano a los $ 150.00 por kilogramo.

El robalo blanco es un producto con una gran demanda para consumo debido a que es una especie con calidad, valor nutricional, proteico, buen sabor y consistencia. Por esta razón el INAPESCA busca la información tecnológica del robalo durante su engorda a diferentes temperaturas, densidades, sistemas de cultivo y salinidad, buscando generar un paquete tecnológico que derivará en transferencia tecnológica en beneficio de productores de todo el país.