CDMX 29 de diciembre del 2020.-El COVID-19 provoca debilidad en la función física y pulmonar, en casos severos obliga a los pacientes a realizar terapias de rehabilitación tanto física como respiratoria, por lo cual el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), implementó servicios de este tipo y a la fecha ha brindado un total de 611 atenciones.

CDMX 29 de diciembre del 2020.-El COVID-19 provoca debilidad en la función física y pulmonar, en casos severos obliga a los pacientes a realizar terapias de rehabilitación tanto física como respiratoria, por lo cual el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), implementó servicios de este tipo y a la fecha ha brindado un total de 611 atenciones.

Esto forma parte de las acciones en salud que durante la actual pandemia se han fortalecido para cumplir con la premisa del Gobernador Alfredo Del Mazo Maza, de impulsar el bienestar de la población, pues una de las secuelas de la infección por el virus SARS-CoV-2, es el Síndrome de Fatiga Posviral (SPV), que padecen algunas personas que han cursado fases críticas.

Ante la actual contingencia, un grupo de 12 trabajadoras y trabajadores del Hospital General “Dr. Nicolás San Juan” de Toluca, ofrecen inhaloterapias y fisioterapias, para reducir riesgos de secuelas en el sistema respiratorio y músculo esquelético.

Al respecto, el Secretario de Salud, Gabriel O’Shea Cuevas, señaló que los especialistas realizan pruebas no invasivas que consisten en la medición de flujos y volúmenes respiratorios, además movilización temprana y actividad física, en función de las condiciones de cada paciente, así como ejercicios respiratorios de inspiración y espiración.

La fisioterapeuta encargada del servicio de Rehabilitación, Mariana Macedo Álvarez, atiende a pacientes post COVID, quienes requirieron soporte de ventilación mecánica, apoyo de  oxígeno suplementario e inmovilización prolongada en cama.

Este tipo de pacientes presentan pérdida y debilidad muscular, cansancio, rigidez, limitación funcional, deterioro de la función pulmonar, dificultad para deglutir y trastornos psicológicos  o cognitivos.

Pero gracias a estas terapias, mejoran la fuerza muscular, movimiento, coordinación y equilibrio, capacidad pulmonar, el ánimo y confianza y pese al incremento de casos positivos, el hospital “Dr. Nicolás San Juan”, mantiene este servicio que se ha vuelto fundamental para pacientes que afrontan con severidad la enfermedad respiratoria de COVID-19.