Ciudad de México, 24 de noviembre de 2020.- Imágenes del rover Curiosity de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) revelan hoy la existencia en el pasado de grandes inundaciones en el cráter Gale, al ecuador del planeta Marte.

Ciudad de México, 24 de noviembre de 2020.- Imágenes del rover Curiosity de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) revelan hoy la existencia en el pasado de grandes inundaciones en el cráter Gale, al ecuador del planeta Marte.

 

Según el estudio publicado en la revista Scientific Reports, esas acumulaciones de agua, ocurridas hacen cuatro mil millones de años, refuerzan la posibilidad de que en planeta rojo pudo existir vida.

Calificada por los científicos como una ‘violenta mega inundación’, este fenómeno fue provocado posiblemente por el calor del impacto de un meteorito, que fundió de golpe el hielo almacenado en la superficie marciana y creó una sucesión de olas gigantes.

‘Las estructuras geológicas dejadas por esas marejadas resultan familiares pues se parecen mucho a las que se pueden encontrar en la Tierra’, afirman los expertos.

En las observaciones, los investigadores encontraron una serie de grandes ondulaciones en las capas sedimentarias del cráter Gale, llamadas antidunas, de unos 10 metros de altura y espaciadas a 137 metros una de otra.

Las características geológicas de Marte, incluida la acción del agua y el viento, se mantienen durante millones de años, con lo cual es posible obtener valiosa información sobre los procesos del pasado causantes de la forma actual de la superficie del planeta, detalló el astrobiólogo y coautor del estudio, Alberto Fairén.

El Marte primitivo, indica Fairén, era un mundo extremadamente activo desde el punto de vista geológico.

Dicho planeta tenía todas las condiciones necesarias para soportar la presencia de agua líquida en la superficie, concluye.

 

Prensa Latina