CDMX a 19 de Octubre de 2018.- En la tercera edición del Premio Internacional CGLU-Ciudad de México-Cultura 21, ciudades y personalidades destacadas por sus aportes a la cultura como pilar de desarrollo sostenible recibieron el galardón otorgado por el Gobierno capitalino (GCDMX) y la Organización de Ciudades y Gobierno Locales Unidos (CGLU).

De las 99 candidaturas de ciudades y gobiernos locales y regionales procedentes de todos los continentes, se dio el reconocimiento a Loïc Graber, secretario de Cultura de Lyon, Francia, ciudad ganadora por la “4ª Carta de Cooperación Cultural Lyon, Ciudad Sostenible”, en la categoría de “Ciudad, Gobierno Local o Regional”.

También, se premió a Kim Ji-Hee, copresidente de la Mesa Redonda Común de Artistas de Seongbuk (Seúl, República de Corea), y a Kwon Kyung-woo, director de Asuntos Culturales en la Fundación Cultural de Seongbuk, en representación de la ciudad reconocida por el programa “Gobernanza local de la cultura: la Mesa Redonda Común de Artistas”.

En “Personalidad” se distinguió a la activista egipcia Basma El Husseiny, quien dirige la organización Action for Hope (con sede en Beirut, Líbano), orientada a proporcionar apoyo y programas de desarrollo cultural a las comunidades en crisis, así como al filósofo suizo Patrice Meyer-Bisch, principal promotor de la Declaración de Friburgo sobre los Derechos Culturales (2007).

Durante una ceremonia realizada la noche del jueves 18 de octubre en el Foro Movimiento de 1968 de la XVIII Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la Ciudad de México 2018 (FIL Zócalo), el secretario de cultura, Eduardo Vázquez Martín, en representación del Gobierno capitalino (GCDMX), concedió menciones especiales a las ciudades de Dublín, Irlanda; Hamilton, Canadá; Montevideo, Uruguay; Nablus, Palestina; Novosibirsk, Federación Rusa, y Saha-gu, República de Corea.

“Este año, Lyon recibe el reconocimiento por ser una ciudad que ha conformado una importante política cultural a partir de los derechos culturales, de su exigibilidad y práctica, además de entender el papel de la cultura en el desarrollo de la democracia; mientras que a la representación coreana se le reconoce por un proyecto cultural que permite renovar el trabajo en esta materia, pues están trabajando en la construcción de la democracia participativa a través de las actividades culturales”, señaló el secretario de Cultura capitalina.

Asimismo, destacó que Basma El Husseiny “es una activista en una zona atravesada por la violencia que a partir de los procesos culturales busca la integración y la atención a comunidades en riesgo”; en tanto que Patrice Meyer-Bisch es un “defensor de los derechos culturales e impulsor de la Declaración de Friburgo que postula que no hay derechos culturales en la pobreza extrema o desde la opresión y la desigualdad; él ha desarrollado una idea de los derechos culturales como una de las herramientas de las sociedades contemporáneas para la inclusión y el fortalecimiento de la identidad”.

El secretario de Cultura de la CDMX consideró que la crisis de violencia que se padece en muchos territorios del mundo parte también de una crisis en la cultura y la educación.

“Creemos que la paz no será posible sin la movilización de la diversidad cultural para garantizar la reconstrucción del diálogo. Necesitamos nutrirnos de todos los que buscan en la cultura un medio para el desarrollo y la paz”, agregó.

Recordó el esfuerzo reciente por incluir en la Constitución capitalina un catálogo de derechos culturales por primera vez en una legislación del país, y aseveró que es necesario reconocer el papel central de la cultura en la construcción de la sociedad contemporánea y trabajar por la paz en el mundo y en México.

Por su parte, Jordi Pascual, coordinador de la Comisión de Cultura de CGLU, dijo que el premio “reconoce la trayectoria de personas y ciudades que durante muchos años han luchado y logrado construir espacios intelectuales y proyectos inclusivos muy útiles para todos”.

Y que la Ciudad de México es una urbe “de la que hemos aprendido mucho de su historia y de los años recientes, desde la consideración de los indígenas como sujetos políticos, las Fábricas de Artes y Oficios (Faros), la nueva Constitución y la Ley de Derechos Culturales, una ciudad que está llamada a ser aún más un ejemplo y una referencia en materia de derechos culturales en el mundo entero”.

Al evento de premiación asistieron Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, coordinador general de Asuntos Internacionales de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México; la diputada Gabriela Osorio Hernández, presidenta de la Comisión de Cultura del Congreso capitalino; Lucina Jiménez, directora general del Consorcio Internacional de Arte y Escuela A. C. y experta en Agenda 21 de la Cultura; Gisella Previtali, secretaria de Cultura de Montevideo, Uruguay; Elena Shchukina, directora del Museo de la Ciudad de Novosibirsk, Rusia; Martín Levenson, asesor de la Secretaría de Cultura de la CDMX, Alfonso Suárez del Real, quien se perfila como el próximo secretario de Cultura capitalina.

Luego del acto protocolario, en el mismo foro, se entabló un diálogo con representantes de las ciudades y las personalidades ganadoras del premio, en el que participó Eduardo Vázquez Martín, así como las especialistas en temas culturales Liliana López Borbón y Carmen Pérez Camacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *