Vuelan Aguilas más alto que nunca

CDMX a 5 de Febrero de 2018.- Quedaban solamente dos minutos y nueve segundos en el reloj y parecía que los Patriotas estaban listos para revertir el marcador y la ventaja que las Águilas acababan de recobrar tras una espectacular anotación que ponía el marcador 38-33. Después de todo, Nueva Inglaterra había conseguido tres touchdowns en sus tres posesiones de la segunda mitad, pero no fue así.

La presión de la defensiva de Filadelfia finalmente provocó la primera atrapada del Super Bowl y mientras Brandon Graham le pegaba en la mano a Tom Brady para forzar un balón suelto, Derek Barnett lo recuperó quitándoles la posesión y prácticamente condenando a Nueva Inglaterra, pues acto seguido, Nick Foles consumió tanto tiempo como pudo, llevando el balón para que Jake Eliott conectara un gol de campo de 44 yardas que ampliaba el marcador a 41-33, obligando a Brady a conseguir el touchdown y la conversión de dos puntos, sólo para forzar el empate y el tiempo extra.

Pero esta vez no hubo regreso, ni hazaña. Sólo había en el reloj 59 segundos que no fueron suficientes… Filadelfia terminó con una sequía de 58 años sin coronarse campeón de la NFL, algo que ocurrió por última vez en 1960. El círculo quedó cerrado cuando el entrenador en jefe Doug Pederson y Nick Foles finalmente recibieron el Trofeo Vince Lombardi, el hombre que era entrenador de Green Bay en 1960 cuando se coronaron precisamente venciendo a los Empacadores.

Nick Foles (20 de enero de 1989; Austin, Texas), completó su temporada de ensueño dando el juego de su vida, reafirmando la categoría mostrada hace dos semanas en el juego de campeonato de la Conferencia Nacional cuando derrotó a los Vikingos de Minnesota, completando 28 de 43 envíos para 373 yardas y tres pases de anotación con una intercepción, además de haberse convertido en receptor y conseguir una anotación por esa vía.

La jugada de engaño ocurrió cuando quedaban 34 segundos en el reloj para concluir la primera mitad, y se produjo con un snap a Corey Clement en cuarta y una, quien al salir corriendo a su izquierda le dio el balón al ala cerrada Trey Burton quien a su vez, mandó el pase de una yarda a Nick Foles que entró sólo y sin recibir marcación de ninguno de los defensivos de Nueva Inglaterra.

Esta fue la sexta ocasión en la historia del Super Bowl que un equipo anota cuando se juega la cuarta oportunidad y gol, y la primera desde que Emmitt Smith lo hizo con los Cowboys en el Super Bowl XXVIII.

Fue una loca primera mitad en la que hubo fallas inexplicables, el pateador de Filadelfia, Jake Ellitot falló un punto extra, Stephen Gostkowski fracasó en un intento de gol de campo tras un centro defectuoso que dejó el balón mal parado y un punto extra tras el primer touchdown de Nueva Inglaterra, también las Águilas tuvieron una conversión fallida, la primera de dos en el juego, e incluso, Tom Brady dejó caer un balón en un pase de Danny Amendola en una jugada exactamente igual a la que intentó con éxito en la segunda mitad Nick Foles con las Águilas.

Pero la segunda mitad fue plena de aciertos y un auténtico festival aéreo. Nueva Inglaterra abajo siempre en el marcador, pero la vulnerable defensiva de Nueva Inglaterra finalmente logró detener por una ocasión a Foles y sus Águilas, lo que forzó que al obtener sólo un gol de campo, los Patriotas finalmente vinieran de atrás al conseguir su tercer touchdown de la segunda mitad, el segundo de Rob Gronkowski, quien en la primera parte, sólo había recibido un pase y sumado nueve yardas, para tomar la ventaja 33-32… Y luego vino el emocionante desenlace.

Filadelfia consumió 7 minutos y un segundo del último cuarto para tomar la ventaja 38-33 mediante una serie de 14 jugadas en que recorrieron 75 yardas y que fue coronada por un espectacular touchdown de Zach Ertz tras un pase de once yardas de Nick Foles.

Ertz fue uno de los cinco receptores con que completó sus 28 pases Foles, pero este fue de antología, pues tras recibir el balón en la yarda 2, dio dos zancadas haciendo la transición de receptor a corredor, y saltando por encima de Devin McCourty le bastó para atravesar el plano de la zona de anotación para que la jugada resultara en touchdown, aún cuando al caer, perdió el control del balón que voló aunque luego cayó en su manos de nuevo sin tocar el césped.

Y aunque las Águilas fallaron la conversión con que podrían haber asegurado al menos el tiempo extra, vino enseguida la única captura del Super Bowl y el balón suelto de Brady que se convirtió en los últimos tres puntos del partido con el gol de campo de 46 yardas que selló el marcador final 41-33.

Brady terminó el partido con 28 de 48 envíos completos, para 505 yardas y tres touchdowns, dos con Gronkowski y uno más con Chris Hogan, mientras que James White logró la otra anotación de los Patriotas con un acarreo de 30 yardas, apoyando a la ofensiva de Nueva Inglaterra que acumuló más de 600 yardas totales en un partido, que entre ambas escuadras, registró más de 1000 yardas totales en el US Bank Stadium de esta ciudad de Minneápolis.

El partido no fue solamente una proeza de Foles, quien fue designado el Jugador Mas Valioso del partido, sino que LeGarrete Blount, ex corredor estelar de Patriotas, sumo 90 yardas y una anotación, Core Clement sumó 108 yardas totales a la ofensiva y Nelson Agholor atrapó 9 pases para 84 yardas.

Por Nueva Inglaterra, Danny Amendola capturó ocho envíos de Brady para 152 yardas, Gronkowski sumó 116 en 9 atrapadas con 2 anotaciones y Chris Hogan sumó 128 yardas en 6 recepciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: