Rinden homenaje al General Vicente Guerrero con motivo de su 187 aniversario luctuoso

El General Vicente Guerrero (1782-1831) fue recordado por autoridades del Gobierno de la Ciudad de México y del estado de Guerrero ante su estatua, en el Jardín de San Fernando, al conmemorarse el 187 aniversario de su fallecimiento.

Durante la ceremonia cívica en honor del héroe de la Independencia de México, Ramón Lépez Vela, Subdirector de Cultura Cívica de la Secretaría de Cultura de la CDMX, encabezó a nombre de la CDMX el homenaje al virtuoso insurgente, “no sólo por sus glorias militares, sino por sus acciones en el orden político y humano”.

Lépez Vela destacó la valentía y los logros del General, como la abolición de la esclavitud y el fomento a las artes, la industria, las ciencias y el comercio. También recordó que gracias a sus acciones, el Congreso de la Unión decretó, el 16 de septiembre de 1833, a Vicente Guerrero como Benemérito de la Patria y en 1849 se creó en su honor el estado de Guerrero.

El maestro René Juárez Albarrán, representante del Poder Ejecutivo del Estado de Guerrero en la CDMX, recordó a Vicente Guerrero como una figura de la lucha popular. “Se impuso ante las adversidades con un carácter férreo y todos los ciudadanos lo consagraron como el Benemérito de la Patria”, dijo.

Juárez Albarrán destacó que México necesita personas que encuentren soluciones reales y duraderas por medio de la toma de acciones. “Yo los convoco a que retomemos estos ideales del General Vicente Guerrero, y que su valentía y su ejemplo nos contagien para seguir construyendo un destino con paz, armonía y progreso”, expresó.

Vicente Guerrero Saldaña nació el 9 de agosto de 1782 en Tixtla (municipio del actual estado que lleva su nombre), en el seno de una familia dedicada al campo, el comercio y la arriería. Desde muy joven se enlistó en las filas insurgentes de Hermenegildo Galeana, donde destacó por su liderazgo, conocimiento del terreno y su gran habilidad en el manejo de las armas.

Fue durante la primera campaña de José María Morelos y Pavón en 1812 cuando el liberal obtuvo gran reconocimiento debido a las estrategias de guerra utilizadas en la batalla de Izúcar, Puebla; posteriormente, en la toma de Oaxaca y del Congreso de Chilpancingo a Tehuacán. Después de la muerte de los principales caudillos insurgentes (Galeana y Morelos), Guerrero continuó como líder en la batalla contra los realistas.

Luego de múltiples derrotas contra el ejército del general Vicente Guerrero, el virrey Juan Ruiz de Apodaca nombra a Agustín de Iturbide para combatirlo. Sin embargo, ante la tenacidad y ferocidad demostrada por el insurgente en los enfrentamientos, y ante la crisis política, Iturbide decide sumarse a Guerrero en la búsqueda de la independencia.

Es así como se firmó el Plan de Iguala en 1821, en el cual Iturbide quedó como jefe del Ejército Trigarante que entró triunfal en la capital el 27 de septiembre para consumar la Independencia de México. Un año más tarde, cuando Iturbide se proclama emperador, Guerrero lo desconoce y se alza en su contra hasta que finalmente abdica en marzo de 1823.

Después de un Triunvirato que asumió el Poder Ejecutivo y de las elecciones en las que Guadalupe Victoria fue declarado primer Presidente de México (en octubre de 1824), Vicente Guerrero vuelve a perder las votaciones de 1828, tras un cruento proceso que se inclinó en favor de Manuel Gómez Pedraza. Antonio López de Santa Anna desconoce el resultado y con el Plan de Perote apoya a Guerrero, quien asume la presidencia el 12 de enero de 1829.

Durante los ocho meses que estuvo al frente del Ejecutivo, Guerrero enfrentó diversas intrigas políticas, y cuando el Congreso lo declara “imposibilitado para gobernar la República” se marchó al sur. En enero de 1831 es invitado a comer por el mercenario genovés Francisco Picaluga en su barco anclado en Acapulco, donde lo hace prisionero y lo entrega a sus detractores a cambio de 50 mil pesos convenidos con el vicepresidente Anastasio Bustamante. Un consejo sumario lo condena a muerte y es fusilado en el atrio de la Iglesia de la Villa de Cuilápam el 14 de febrero de ese mismo año.

A la ceremonia cívica conmemorativa también asistieron Arturo González Cortés, Juez Vigésimo segundo Civil de Cuantía Menor del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX; David Guerrero Flores, director de Difusión y Divulgación del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México; Miguel Antonio Fuentes Gutiérrez, representante del Gobierno de Tabasco en la CDMX; Soraya Verónica Becerra, titular del Área Cívica de la Delegación Cuauhtémoc, entre otros.

El Cuarteto Dos Siglos deleitó a los presentes con “El amuleto/polvito” y “Pinotepa”, y la Banda de Música de la Secretaría de Cultura de la CDMX interpretó el Himno Nacional. La Escolta y la Banda de Guerra de la Secretaría de Seguridad Pública dirigieron los Honores a la Bandera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: