d de México, 18 de noviembre del 2020.- Un equipo internacional de científicos, donde participan egresados del posgrado en Ecología Marina del CICESE, desarrolló el primer BiteMap global que muestra dónde son más activos los depredadores de mediano tamaño en el océano.

Ciudad de México, 18 de noviembre del 2020.- Un equipo internacional de científicos, donde participan egresados del posgrado en Ecología Marina del CICESE, desarrolló el primer BiteMap global que muestra dónde son más activos los depredadores de mediano tamaño en el océano.

Los egresados del posgrado en Ecología Marina participantes en el estudio y en la coautoría de la publicación, son los doctores Pablo Jorgensen, que ahora es investigador independiente; y Clara M. Hereu, docente de la UABC y posdoctorante en el CICESE.

Pescando con cebos de calamar seco, denominados squid pops, descubrieron que el aumento de la temperatura puede moldear a comunidades enteras de depredadores y tener impactos potenciales hacia la base de la red trófica.

Mientras que las temperaturas más cálidas generalmente aumentan la frecuencia de las actividades de los animales, como comer, los investigadores han iniciado protocolos para comprender lo que esos cambios implican para los ecosistemas marinos en su conjunto.

El proyecto fue dirigido por el Marine Global Earth Observatory (MarineGEO), con sede en el Smithsonian Environmental Research Center en Estados Unidos. Y los resultados preliminares fueron publicados el 26 de octubre en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

La relación de los investigadores con el proyecto, surgió unos años antes de que se iniciaran los trabajos, hacia el año 2014, cuando ambos científicos se integraron al Zostera Experimental Network, ZEN, una red de investigadores de distintos países coordinada por Emmett Duffy, director del programa del MarineGEO del Smithsonian.

“La red se componía básicamente de biólogas y biólogos con interés en la ecología de praderas de zostera marina, con una sólida formación experimental y la convicción de que pequeños animales asociados a las praderas pueden afectar el equilibrio del ecosistema”, compartieron Clara Hereu y Pablo Jorgensen.

Para desarrollar el BiteMap y atraer a los peces y cangrejos, el equipo de trabajo utilizó los squid pops, una especie de paleta de carne seca de calamar atada a una estaca.

Estas aletas de calamar fueron ubicadas en cada sitio de observación, que incluyó praderas de pastos marinos y planicies de lodo sumergidas. El monitoreo constó de ir al sitio al día siguiente y contar cuántas se habían comido.