CDMX 19 de noviembre de 2020.-Es necesario modificar la Ley General para el Control del Tabaco, con el propósito de contar con espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco de combustión y de vapeo, cajetillas neutras que solo tengan pictogramas impresos para que no sean instrumentos de promoción, y la regulación estricta de la publicidad para proteger a niñas, niños y adolescentes, afirmó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

CDMX 19 de noviembre de 2020.-Es necesario modificar la Ley General para el Control del Tabaco, con el propósito de contar con espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco de combustión y de vapeo, cajetillas neutras que solo tengan pictogramas impresos para que no sean instrumentos de promoción, y la regulación estricta de la publicidad para proteger a niñas, niños y adolescentes, afirmó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

Durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional, en la que se abordó el tema del Día Mundial de Cáncer de Pulmón, detalló que el tabaquismo es un tema prioritario de salud pública al ser la primera causa prevenible de ese tipo de cáncer. Ahora en el contexto de la pandemia de COVID-19, es la cuarta causa de comorbilidad asociada con fallecimientos por SARS-CoV-2.

El propósito de la modificación a la ley que promueven legisladoras y legisladores de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, es que las áreas gubernamentales, restaurantes, bares, cafeterías, centros comerciales y otros realmente sean 100 por ciento libres de humo de tabaco y de vapeo “para no dar lugar a la simulación”, dijo.

El subsecretario dio a conocer algunos avances en la materia como el impulso a la modificación a las leyes en 15 estados del país para contar con espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco y de vapeo, y la actualización del tamaño de los pictogramas en cajetillas.

Sobre el uso de dispositivos electrónicos de vapeo, detalló que son falsamente introducidos como alternativa para abandonar el hábito tabáquico o reducir el consumo. Por el contrario, pueden inducir a un uso dual, ya que la persona fuma cigarrillos de tabaco y usa vapeadores, los cuales aumentan el riesgo de contagio de SARS-CoV-2.

En su oportunidad, el director general de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), Jorge Julio González Olvera, aseguró que dejar de fumar mejora a corto plazo la función pulmonar y cardiovascular, así como la respuesta inmune en caso de contagio de COVID-19.

El tabaquismo, añadió, se asocia con el doble de riesgo de tener complicaciones por COVID-19, ya que disminuye la función inmune a nivel pulmonar. Recomendó evitar fumar o vapear en espacios cerrados, de convivencia colectiva y familiar, en casa y en lugares cerrados, sobre todo si hay niñas y niños, mujeres embarazadas, personas adultas mayores o con alguna enfermedad.

A su vez, el médico oncólogo del Instituto Nacional de Cancerología, Juan Wolfgang Zinser Sierra, dio a conocer el impacto del tabaquismo. En lo que va de la pandemia, señaló, ha ocasionado más de cuatro millones y medio de fallecimientos en el mundo.

Una persona que fuma una cajetilla de cigarrillos pierde cinco horas de vida. Cada año, las arterias y pulmones del fumador o fumadora envejecen 16 meses y no 12 como correspondería, dijo el especialista.

Asimismo, los cigarrillos electrónicos tienes hasta tres veces más nicotina que uno convencional, lo cual multiplica el riesgo de adicciones. Además, los solventes que contienen para la absorción de la nicotina, causan cáncer, daño pulmonar y vascular, y alteraciones del metabolismo.

En tano, la directora de Fundación Salvati y Frente Unido por el Cáncer de Pulmón, Adela Ayensa Alonso, anunció el lanzamiento de la campaña conjunta con la Conadic para promover la Línea de la Vida 800 911 2000, una de las acciones de la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones (ENPA) Juntos por la Paz, a través de la cual se ofrece asesoría vía telefónica para la prevención y tratamiento de problemas relacionados con el consumo de sustancias psicoactivas y orientación para dejar de fumar, entre otros servicios.

Mencionó los factores de riesgo de cáncer de pulmón, como el humo de tabaco de segunda mano, humo de leña o de parrillas de carbón, factores genéticos, enfermedades previas y sustancias tóxicas como el arsénico, asbesto y radón.

Durante la conferencia de prensa, el director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, presentó la actualización del informe diario sobre coronavirus COVID-19, que se puede consultar en www.coronavirus.gob.mx.