Ciudad de México, 18 de noviembre del 2020.- El Frente Frío Número 13 recorrerá el sureste de México, y en interacción con las bandas nubosas generadas por el huracán Iota, ocasionará lluvias puntuales torrenciales (de 150 a 250 milímetros [mm]) en el norte de Oaxaca, y en el sur y las montañas del centro de Veracruz; intensas (de 75 a 150 mm) en Chiapas, Puebla y Tabasco; muy fuertes (de 50 a 75 mm) en Campeche, y fuertes (de 25 a 50 mm) en Quintana Roo y Yucatán.

Ciudad de México, 18 de noviembre del 2020.- El Frente Frío Número 13 recorrerá el sureste de México, y en interacción con las bandas nubosas generadas por el huracán Iota, ocasionará lluvias puntuales torrenciales (de 150 a 250 milímetros [mm]) en el norte de Oaxaca, y en el sur y las montañas del centro de Veracruz; intensas (de 75 a 150 mm) en Chiapas, Puebla y Tabasco; muy fuertes (de 50 a 75 mm) en Campeche, y fuertes (de 25 a 50 mm) en Quintana Roo y Yucatán.

La masa de aire frío que impulsa al sistema frontal mantendrá ambiente frío con heladas al amanecer en las zonas serranas del norte, centro y oriente de la República Mexicana; nieblas en la Sierra Madre Oriental; posible caída de nieve en cimas montañosas con alturas superiores a 4 mil 200 metros (m) del oriente del país, como Cofre de Perote, Pico de Orizaba y la Sierra Negra, así como evento de Norte de muy fuerte a intenso a lo largo del litoral del Golfo de México, Golfo e Istmo de Tehuantepec.

Por lo anterior, se estiman temperaturas mínimas de -5 a 0 grados Celsius con heladas en las montañas de Chihuahua y Durango, y de 0 a 5 grados Celsius y posibles heladas en las sierras del Estado de México, Hidalgo, Nuevo León, Puebla, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Asimismo, el evento de Norte desarrollará rachas de 90 a 100 kilómetros por hora (km/h) en el Golfo e Istmo de Tehuantepec, de 60 a 70 km/h en la costa de Veracruz y de 50 a 60 km/h en los litorales de Campeche, Tabasco, Tamaulipas, Quintana Roo y Yucatán; así como oleaje de 3 a 5 m de altura significativa en el Golfo de Tehuantepec, de 2 a 3 m de altura significativa en las playas de Quintana Roo y Veracruz, y de 1 a 2 m de altura significativa en las costas de Campeche, Tabasco, Tamaulipas y Yucatán.

Debido a que las lluvias podrían generar un incremento en los caudales de ríos y arroyos, inundaciones en zonas bajas, posibles deslizamientos de terreno y afectaciones en caminos y tramos carreteros, se exhorta a la población de los estados mencionados y a la navegación marítima a permanecer atenta a los avisos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y seguir las indicaciones de las autoridades estatales, municipales y de Protección Civil.

Por otra parte, se pronostican lluvias muy fuertes en Hidalgo; fuertes en Querétaro, San Luis Potosí y Tamaulipas; intervalos de chubascos (de 5.1 a 25 mm) en Guerrero, y lluvias aisladas (de 0.1 a 5 mm) en la Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León y Tlaxcala, así como rachas de viento de 50 a 60 km/h en Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí y Zacatecas.

Durante la tarde, se esperan temperaturas máximas de 35 a 40 grados Celsius en Nayarit, Sinaloa y Sonora.

La noche de ayer, el centro de Iota ingresó a tierra como huracán de categoría 4, en la escala Saffir-Simpson, en la costa noreste de Nicaragua cerca de la ciudad de Haulover, aproximadamente a 45 kilómetros (km) al sur de Puerto Cabezas, con vientos máximos sostenidos de 250 km/h y rachas de 305 km/h. El punto de impacto se localizó a 25 km al sur de donde el huracán Eta ingresó con la misma categoría el pasado 3 de noviembre.

A las 06:00 horas, tiempo del centro de México, Iota se mantiene en tierra como huracán de categoría 1, aproximadamente a 25 km al oeste-noroeste de Pía, Nicaragua, y a 635 km al sur-sureste de Puerto Costa Maya, Quintana Roo, con vientos máximos sostenidos de 135 km/h, rachas de 160 km/h y se desplaza hacia el oeste a 15 km/h. Su amplia circulación incrementa la probabilidad de lluvias y genera rachas de viento y oleaje en Quintana Roo, por lo que se mantiene en vigilancia.