Ciudad de México, 17 de noviembre del 2020.- Con estas certificaciones, los propietarios de La Estación de Biología San José del Este y el predio Kanan Balam contarán con asesoría para la administración y manejo sustentable de sus tierras, lo que favorecerá la conservación de los ecosistemas naturales circundantes que mantienen el equilibrio de la biodiversidad local.

Ciudad de México, 17 de noviembre del 2020.- Con estas certificaciones, los propietarios de La Estación de Biología San José del Este y el predio Kanan Balam contarán con asesoría para la administración y manejo sustentable de sus tierras, lo que favorecerá la conservación de los ecosistemas naturales circundantes que mantienen el equilibrio de la biodiversidad local.

En el marco del proyecto GEF Resiliencia, implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, la CONANP sumó un total de 3,615 ha más a esta modalidad de conservación en el estado de Campeche.

Ambos sitios certificados destacan por ser de extrema prioridad, de acuerdo al Análisis de Vacíos y Omisiones en la Conservación de la Biodiversidad Acuática Epicontinental de México: Cuerpos de Agua, Ríos y Humedales, y muy importantes, según el el Análisis de Vacíos y Omisiones en la Conservación de la Biodiversidad Marina de México: Océanos Costas e Islas (Conabio, Conanp, TNC y PRONATURA 2007).

Además, las ahora ADVC se encuentran dentro del Área de Importancia de Conservación para las Aves Laguna de Términos, así como en la Región Marina Prioritaria Pantanos de Centla–Laguna de Términos.

/cms/uploads/image/file/616190/5.png

Foto del Certificado como ADVC a la “Estación de Biología San José del Este”, en el Área de Protección de Flora y Fauna Laguna de Términos.

La presencia de especies protegidas en ambas zonas es evidencia de la importancia que tienen para el mantenimiento de la conectividad, así como para la conservación de la biodiversidad, especialmente para especies que se encuentran en alguna categoría de riesgo dentro de la NOM-059-SEMARNAT-2010.

Estas ADVC resguardan ecosistemas como manglares, pantanos, marismas, selvas inundables y acahuales, que constituyen el hábitat de especies de importancia ecológica, como el cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletti), pecarí de labios blancos (Tayassu pecari), jaguar (Panthera onca) y zopilote rey (Sarcoramphus papa).

/cms/uploads/image/file/616191/2_-_copia.jpg

Individuo juvenil de cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletti), incluido en la NOM-059-SEMARNAT-2010.

Los promotores para la certificación de estos sitios fueron la Universidad Nacional Autónoma del Carmen y Grupo de Inversiones Sostenibles S.A.P.I. de C.V., quienes hoy participan activamente en la conservación de los ecosistemas.

Hoy en día, las ADVC juegan un papel fundamental para enfrentar el cambio climático, pues permiten a las comunidades amortiguar sus impactos, ya que mantienen los servicios ambientales esenciales de los que depende la población y constituyen además una barrera natural contra eventos meteorológicos extremos. También ayudan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, a través de la captura y el almacenamiento de dióxido de carbono, y favorecen la conectividad del ecosistema, lo que facilita el flujo de especies entre las áreas protegidas.

/cms/uploads/image/file/616193/3.png

Lagartija espinosa azul (Sceloporus serrifer) dentro del ADVC «Estación de Biología San José del Este”.

Esta conectividad ecológica del territorio es uno de los atributos más importantes para favorecer la adaptación al cambio climático, pues un paisaje bien conectado permite que las especies de flora y fauna migren hacia mejores sitios para su supervivencia, ante condiciones adversas provocadas por el cambio climático.

Para saber más acerca del papel de las Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación, visita la siguiente página: https://advc.conanp.gob.mx/

/cms/uploads/image/file/616192/6.jpg