El presidente estadounidense, Donald Trump, y los cuatro exmandatarios del país que aún viven asisten hoy al funeral del exgobernante George H.W. Bush, quien falleció el pasado viernes a los 94 años.

 

Además del jefe de la Casa Blanca y su esposa, Melania Trump, los expresidentes Barack Obama (2009-2017), Bill Clinton (1993-2001) y Jimmy Carter (1977-1981) participan en la ceremonia que se realiza en la Catedral Nacional, donde se encuentra asimismo George W. Bush (2001-2009), hijo del fallecido exdignatario.

Líderes mundiales como la canciller federal de Alemania, Angela Merkel; el rey Abdullah II de Jordania; el presidente polaco, Andrzej Duda; y el príncipe Carlos, heredero al trono británico, también están presentes en el tributo al presidente número 41 de Estados Unidos, quien estuvo en el cargo de 1989 a 1993.

Antes de este funeral, se llevó a cabo una ceremonia de despedida en el Capitolio, donde el cuerpo del exgobernante republicano permaneció desde el pasado lunes.

Luego del servicio de este miércoles, que fue declarado por Trump como Día de Duelo Nacional, los restos serán trasladados a Houston, Texas, donde mañana habrá un funeral local en la Iglesia Episcopal de San Martín antes de que sea enterrado en terrenos de la Biblioteca y Museo Presidencial de George H.W. Bush en College Station.

Nacido el 12 de junio de 1924 en Milton, Massachusetts, el antiguo jefe de la Casa Blanca también fue director de la Agencia Central de Inteligencia (1976-1977), embajador ante la ONU (1971-1973) y miembro de la Cámara de Representantes (1967-1971).

Poco después del inicio de su mandato más de 20 mil soldados estadounidenses invadieron Panamá por tierra y mar en la llamada Operación Causa Justa, cuyo propósito alegado fue capturar al exgeneral Manuel Antonio Noriega.

Ese hecho, ocurrido el 20 de diciembre de 1989, provocó la muerte de 500 a cinco mil panameños en bombardeos y operaciones que aún son investigados como parte de una comisión creada en el país centroamericano.

Otro acontecimiento que marcó la administración de Bush fue la coalición militar internacional que organizó en 1990 para enfrentar a las fuerzas iraquíes de Saddam Hussein después de que invadieran Kuwait, en un conflicto que aumentó la presencia de Estados Unidos en el Medio Oriente.

Como momento importante de su política exterior también estuvo el pacto de no agresión firmado en París en 1990 con el entonces máximo líder soviético, Mijail Gorbachov.

En el plano doméstico, en un movimiento que le valió la enemistad de partidarios y la desconfianza de muchos votantes que lo apoyaron en 1988, realizó incrementos fiscales con el objetivo de hacer frente al creciente déficit presupuestario.

Durante los comicios de 1992 fue derrotado por el demócrata Clinton, quien cumplió dos mandatos en la Casa Blanca antes de ser sucedido precisamente por el hijo del exgobernante recién fallecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *