Prepara la investigadora Mercedes de la Garza la publicación de su libro El poder de las plantas sagradas en el universo maya

La  doctora Mercedes de la Garza, ganadora del Premio Nacional de Artes y Literatura 2017 en el campo de Ciencias Sociales, Historia y Filosofía, publicará próximamente el libro El poder de las plantas sagradas en el universo maya, título que forma parte de un proyecto mayor sobre las plantas utilizadas por los mayas en rituales, investigación en la que participan especialistas de distintas áreas como biología, antropología e historia. “Estamos averiguando cuáles plantas sagradas han tenido los mayas desde la época prehispánica hasta hoy”, expresó.

         Este libro, coordinado por Mercedes de la Garza, explora los significados y naturaleza de las plantas que usaron y usan todavía los grupos mayas en los rituales sagrados, plantas en general y también aquellas que producen efectos alucinógenos y psicoactivos.  “Pero ya no es sólo las plantas alucinógenas, sino las plantas sagradas en general, que tuvieron y tienen una significación religiosa hasta hoy; por ejemplo, la ceiba que es el gran árbol que para los mayas es el eje del mundo, el maíz por supuesto es una planta sagrada. Durante muchos años he trabajado el chamanismo, chamanismo maya y náhuatl, he buscado saber de este tema desde la época maya hasta el actual, entrevistando a varios chamanes y referencias en las obras plásticas y en textos.

         El poder de las plantas sagradas en el universo maya es el primer libro de esta amplia investigación y será publicado este año por el Centro de Estudios Mayas, el Instituto de Investigaciones Filológicas y el Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica de la Universidad Nacional Autónoma de México. “Estamos también haciendo otro tipo de investigaciones, cada quien en su área y luego conjuntamos todos esos conocimientos para sacar publicaciones”, señaló la académica.

         Investigadora Emérita de la UNAM, del Sistema Nacional de Investigadores y miembro de número de la Academia Mexicana de la Historia, Mercedes de la Garza, se ha especializado en el estudio de los mayas y nahuas y de manera específica en la historia y teoría de las religiones. “Lo que más me ha interesado es la historia del pensamiento, qué creían, qué pensaban, cómo interpretaban; fueron pueblos profundamente religiosos y su pensamiento está vertido en sus ideas sobre el origen del mundo sobre los dioses, en los ritos, todo lo que está alrededor de la religión.

         Me he formado en el estudio de la teoría de las religiones, lo que me ha permitido acercarme a entender las religiones maya y náhuatl porque he realizado varios análisis comparativos mayas y nahuas, tenían una concepción más o menos semejante de los dioses, el mundo y el hombre”.

         En entrevista en el Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, su Alma Máter, la doctora Mercedes de la Garza, recuerda cómo comenzó sus estudios en historia, “siempre me han importado mucho las culturas antiguas, me atraía tanto el pasado que decidí estudiar historia. La historia sirve fundamentalmente para proyectar tu propio ser hacia el pasado, saber de dónde vienes, qué hicieron tus antepasados, todos los hombres que vivieron desde el homo sapiens y poder desde el presente, integrando todo el pasado proyectar un futuro”.

         Conocer Palenque contribuyó a definir su línea de investigación. “Hice un viaje de vacaciones a Palenque, Tabasco, Yucatán, un viaje a recorrer el área maya que no conocía; al llegar a Palenque y ver esa maravilla me impactó mucho, me fascinó y me dije: ‘esto es lo que yo quiero estudiar, saber quiénes, qué clase de seres humanos fueron capaces de construir esta ciudad maravillosa, qué sensibilidad tenían, qué inteligencia, qué capacidad, estética’-; entonces regresé de ese viaje y me metí al curso del doctor Alberto Ruz Lhuillier”. Mercedes de la Garza fue discípula también de grandes maestros como Miguel León Portilla, Eduardo Nicol y Luis Villoro.

         Autora de cerca de 200 artículos y más de 20 libros como Sueño y éxtasis: visión chamánica de los nahuas y los mayas, El universo sagrado de la serpiente entre los mayas y Rostros de lo sagrado en el mundo maya, De la Garza, señala que aún hay mucho por explorar en los nahuas y mayas.

         “De los nahuas sabemos mucho más porque hay muchos textos de la época colonial, de los propios informantes indígenas que trabajaron con fray Bernardino de Sahagún, entonces tenemos más información de cómo era la cultura náhuatl y sobre todo de los mexicas que estaban cuando llegó la Conquista; de los mayas también hay muchos textos pero no tantos, no tanta información como de los nahuas y además los mayas crearon una escritura que han tratado de descifrar miles de personas desde el siglo XVI hasta hoy”.

         Mercedes de la Garza fue directora del Museo Nacional de Antropología durante cuatro años, del Instituto de Investigaciones Filológicas y del Centro de Estudios Mayas del mismo instituto. Refirió que el conocimiento de los mayas es ejemplo de la relación que debe existir entre la naturaleza y el hombre. “Ellos siempre tuvieron un vínculo muy profundo con el mundo, con la naturaleza, con los animales, con las plantas; pensaban que todos los seres de la naturaleza, hasta las piedras, tienen espíritu parecido al del ser humano, un árbol tiene espíritu, un jaguar tiene espíritu.

         El vínculo del maya con la naturaleza fue y es hasta hoy muy profundo, ellos se sintieron hermanados con los animales, con las plantas; nunca se pensaron como aquel ser que puede disponer de la naturaleza a su antojo, que puede talar bosques, echar su basura a los mares, no se sintieron nunca desvinculados a la naturaleza, el respeto por los seres vivos y por la naturaleza en general es muy característico del pensamiento maya”.

         La investigadora destaca que hoy día, la ciencia ha demostrado lo que los mayas sabían:  “nos han mostrado que somos como todos los demás seres de la naturaleza, que nuestro genoma, la base de nuestra biología, es muy parecido al de la mosca de la fruta, no somos superiores para nada, somos iguales a todos los seres de la naturaleza pero sí tenemos una  serie de peculiaridades, por ejemplo, y eso lo supieron los mayas, nosotros nos damos cuenta, quiere decir que somos conscientes; por lo tanto tenemos la obligación de cuidar y respetar a la naturaleza; está en el Popol Vuh, en el libro sagrado de los quichés, que el ser humano es el responsable del mundo”.

         Este miércoles 25 de abril, Mercedes de la Garza dará la primera de las charlas en el Ciclo de Conferencias Magistrales Encuentros con los Premios Nacionales de Ciencias y Artes en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, a las 19:00 horas, en Avenida Juárez esquina con  Eje Central Lázaro Cárdenas, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: