Asunción, 28 nov (PL) Paraguay está en condiciones de albergar la segunda final de la Copa Libertadores de fútbol entre River Plate y Boca Juniors, aseguró el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, informaron hoy fuentes oficiales.

 

La víspera un comunicado de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) subrayó que el partido de vuelta de la Copa Libertadores estaba sujeto al fallo del tribunal disciplinario y que se jugaría el 8 ó 9 de diciembre.

Sin embargo, la entidad aclaró que se haría cargo de los gastos de viaje, hospedaje, alimentación y traslado interno de hasta 40 personas por delegación por lo que para muchos fue la confirmación de que el desafío no se disputará en suelo argentino.

Si la Conmebol decide que la final se juegue aquí en Asunción, las fuerzas de seguridad están en condiciones de garantizar el espectáculo, adelantó Villamayor.

Dijo que le parecía factible que el partido de celebre en la capital paraguaya. Pero ‘lo de adecuado ya es un juicio de valor y no hablé con Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol. Nosotros hicimos un protocolo solo cuando vimos que esto podía ser una alternativa’, expuso el Villamayor.

‘Convoqué al comandante de la Policía Nacional, Gregorio Walter Vázquez y le dije que se hiciera la cuenta de que el partido se va a jugar acá’, destacó.

‘No es una decisión nuestra definir dónde se va a jugar el partido, pero les puedo asegurar que la República de Paraguay está en condiciones de administrar la seguridad de ese partido. Y si nos encomiendan la misión, la vamos a cumplir a cabalidad’, concluyó ante la prensa.

Se conoció que Asunción es una de las opciones (plan B) para la definición de la Copa Libertadores, siempre y cuando el Tribunal lo permita.

El A es Doha. La diferencia de ambas sedes está en la posibilidad del público: en Paraguay se jugará a puertas cerradas, mientras que en Qatar será con hinchas. También se habló de Santiago de Chile y la ciudad de Miami, en los Estados Unidos.

El fin de semana último, hinchas de River Plate arremetieron contra el ómnibus de Boca Junior a su llegada al estadio Monumental, provocando incluso afectaciones a sus jugadores. Por esa situación se suspendió la primera vez la disputa de ese desafío.

Y la segunda ocasión ocurrió cuando la Conmebol, determinó que las condiciones de igualdad entre ambos equipos no estaban creadas, un criterio que se quedó en terreno de nadie, dijeron entendidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *