CDMX Cultura 

Organiza la Secretaría de Cultura local ofrenda artística en memoria a las víctimas del sismo y voluntarios

En memoria de las víctimas del sismo del 19 de septiembre y en agradecimiento a los voluntarios que estuvieron en la Casa Refugio Citlaltépetl, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX) organizó frente a este espacio de la colonia Hipódromo-Condesa una jornada musical con Horacio Franco, en la que se guardó un minuto de silencio con “el puño en alto”.

 

“Gracias a César Lara y a Matthew Rohde (guitarristas que también tocaron durante la jornada), por estas notas en este día, esta hora, donde la lluvia es más llanto que lluvia. Juan Villoro, con una inmensa capacidad de respuesta desde la literatura, publicó el poema ‘El puño en alto’, que nos ha acompañado en estos días y expresa en mucho lo que sentimos”, señaló el Secretario de Cultura local, Eduardo Vázquez Martín.

 

Luego de que el titular de Cultura capitalino leyera un fragmento del poema, los asistentes a la jornada levantaron el puño durante un minuto en memoria de las víctimas para después dirigirse hasta la Glorieta de Citlaltépetl y depositar las flores blancas mientras se escuchaba Las folias de España, de Marín Marais, de la flauta de Horacio Franco.

 

Durante la jornada, la Coordinadora Interinstitucional de la Secretaría de Cultura de la CDMX, María Cortina Icaza, agradeció a los voluntarios que apoyaron las labores de la Casa Refugio Citlaltépetl, habilitada del 20 al 24 de septiembre como centro de acopio, albergue y lugar de descanso para rescatistas y voluntarios.

 

“Gracias a todos los voluntarios que han hecho posible que de entre los escombros surja la esperanza, que han rescatado la esperanza de esta ciudad, para este país. Para ellos es este acto simbólico, para los rescatistas, para los niños, para las víctimas. Estamos frente a esta casa, que empezó hace 19 años como refugio para escritores, fundada por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas”, manifestó María Cortina.

 

#CulturaSolidaria

 

La directora de la Casa Refugio Citlaltépetl, Daniela Flores Serrano, agradeció a todas las personas que participaron en las diversas actividades de este recinto y dio lectura a un fragmento de “Las ruinas de México (Elegía del retorno)”, del escritor mexicano José Emilio Pacheco.

 

Enseguida algunos voluntarios, quienes durante estos días sumaron su esfuerzo como Marian Pipitone, Daniel Duarte, el psicólogo Mario Maya y el doctor Abraham López Molina, compartieron su testimonio de solidaridad y agradecieron a la Casa Refugio Citlaltépetl por recibir su ayuda.

 

“Lo que viví en estas noches es que la gente tiene una ambivalencia en el corazón: por una parte un dolor, un pánico muy fuerte y, por otra, una esperanza muy marcada”, dijo Mario Maya, quien subrayó que en este espacio encontró nuevos amigos y familia.

 

La importancia de mantener la ayuda fue remarcada por Marian Pipitone, quien describió esta unión que se dio de manera natural y expresó: “Algo que he entendido en estos días es que uno sale con la voluntad de ayudar al otro y en realidad lo que recibe es ayuda de los demás. ¡Va por tandas, no nos agotemos, ya salieron las primeras ayudas, descansen, repónganse y den oportunidad a los que siguen, porque esto va para largo”.

 

En su oportunidad, Daniel Duarte y Abraham Molina enfatizaron la importancia de haber encontrado en este espacio un lugar dónde enfocar su apoyo y ayudar a las personas a enfrentar esta adversidad y trabajar su capacidad de resiliencia a través de un apoyo emocional y físico.

 

“No aguanté más de tres horas en mi casa y me dije: ‘tengo que salir a ayudar, hacer algo’. Descubrí a alguien que yo no conocía dentro de mí y ahora no puedo parar de ayudar. Me gustaría plantar en todos una semilla de que sí podemos, de que una señora grande puede ayudar al igual que un niño, que quien quiere ayudar lo logra”, expresó Daniel Duarte, quien solicitó un aplauso para todos los rescatistas, voluntarios y damnificados del sismo.

 

 

Ofrenda musical

 

Durante el acto simbólico, frente a la Casa Refugio Citlaltépetl tocaron el reconocido flautista mexicano Horacio Franco, así como los guitarristas César Lara y Matthew Rohde, cuyas interpretaciones fueron dedicadas a los voluntarios, brigadistas, rescatistas y, especialmente, a las víctimas mortales del sismo de 7.1 grados que cimbró la Ciudad de México, dejando afectaciones en colonias como Condesa, Roma y Centro.

 

“Antes de comenzar quisiera decir dos cosas: ojalá que la música sea un parteaguas, hay un antes y un después de este 2017 para todo México. Lo segundo es que todos los ciudadanos somos héroes, porque nos hemos portado muy bien y a la altura, somos un pueblo unido, estamos dando el ejemplo al mundo”, señaló el músico, quien es vecino de la colonia Condesa y estuvo apoyando en las labores de rescate.

 

Luego de interpretar Fantasía No. 6 para flauta sola del compositor Georg Philipp Telemann, Horacio Franco se unió al talentoso guitarrista y educador musical estadounidense Matthew Rohde para una sensible interpretación del movimiento “Andante”, parte de la Sonata BWV 1034 de Johann Sebastian Bach.

 

Enseguida, Matthew Rohde y César Lara ofrecieron sentidas versiones de los temas Agua y vino, del compositor brasileño Egberto Gismonti, así como Tango suite, del compositor argentino Astor Piazzolla, cuya interpretación conmovió a los asistentes al acto simbólico.

Related posts

Leave a Comment