28/10/2020

Maya Comunicación

Agencia de fotoperiodismo

No habrá funerales ni traslados de fallecidos por coronavirus en CDMX

CDMX a 17 de abril de 2020.-El Gobierno de la Ciudad de México exhortó a la población a no realizar funerales a personas fallecidas por COVID-19, y advirtió que no se realizarán necropsias ni traslados de cuerpos para evitar la propagación del virus.

CDMX a 17 de abril de 2020.-El Gobierno de la Ciudad de México exhortó a la población a no realizar funerales a personas fallecidas por COVID-19, y advirtió que no se realizarán necropsias ni traslados de cuerpos para evitar la propagación del virus.

La secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, informó que los cuerpos serán entregados en bolsas especiales a los servicios funerarios y deberán permanecer cerradas y selladas.

“El nivel de contagio de esta enfermedad permanece en el cuerpo aún después de la muerte, por lo tanto, se recomienda que en la Ciudad de México no se realicen velorios y no se efectuarán necropsias ni traslados de personas fallecidas por COVID-19 ni a la zona conurbada del Valle de México ni al extranjero”, indicó.

“Y en caso de que los familiares decidan realizar una ceremonia de despedida a sus difuntos, estas reuniones no deberán exceder de 20 personas”, precisó.

A su vez, Néstor Vargas Solano, consejero Jurídico y de Servicios Legales, acotó que en caso de realizarse los servicios funerarios, la duración máxima de la ceremonia deberá ser de cuatro horas.

Mencionó que en el Protocolo de Actuación Interinstitucional para el Manejo de Personas Fallecidas por Sospecha o Confirmación de COVID-19 en la Ciudad de México, se plantean tres posibles escenarios que podrían presentarse en el periodo de la emergencia sanitaria:

Si la persona fallece en el domicilio, alguna persona deberá comunicarse al 911 o a Locatel que informará al centro de mando y, luego solicitará a la Secretaría de Salud que asista al domicilio para emitir un certificado de defunción, en el que médico confirmará la muerte por COVID-19 o por sospecha.

En estos supuestos, se realizará un proceso de sanitización del sitio con la aplicación de los líquidos pertinentes, se establecerá un cerco sanitario y un seguimiento epidemiológico para las personas que tuvieron contacto con el muerto.

En el caso de fallecimiento en el hospital, se aplica el mismo trámite que en el escenario anterior, sin embargo, la sanitización la realizarán las autoridades encargadas del nosocomio. En el caso de que el muerto tenga algún familiar se le localizará, y si no cuenta con dinero para pagar los servicios funerarios, el gobierno capitalino los ofrecerá sin costo.

Si no se localiza algún familiar de la víctima, la Fiscalía General de Justicia o el Instituto de Ciencias Forenses avisará a la Comisión de Búsqueda de Personas para ubicarlos. En caso de no conseguirse lo anterior, se realizará la inhumación de la persona desconocida.

Algo similar sucederá en caso de muerte en la vía pública: se informará al Ministerio Público y a la Secretaría de Salud local para la emisión del certificado de defunción y sanitización del lugar y, posteriormente, se buscará a los familiares.

Vargas Solano desconoció la cantidad de fosas para inhumación existen en los cementerios públicos y privados, y tampoco ofreció una cifra de la totalidad de bolsas disponibles para la colocación de los cuerpos, pero afirmó que el gobierno capitalino está “preparado para cualquier eventualidad”, pues las fosas se irán obteniendo poco a poco.

Tomado del sitio de NOTIMEX.

A %d blogueros les gusta esto: