30/10/2020

Maya Comunicación

Agencia de fotoperiodismo

La transformación de los mercados en tiempos de pandemia

CDMX a 5 de mayo de 2020.-  La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), reunió a expertos internacionales para hablar sobre los retos y estrategias que desarrollan los grandes mercados de América Latina, bajo un ambiente de incertidumbre por la pandemia de COVID-19.

 CDMX a 5 de mayo de 2020.-  La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), reunió a expertos internacionales para hablar sobre los retos y estrategias que desarrollan los grandes mercados de América Latina, bajo un ambiente de incertidumbre por la pandemia de COVID-19.

En un conversatorio en línea de la FAO, los especialistas reconocieron que la pérdida de alimentos es un grave problema en los 294 mercados mayoristas en América Latina y el Caribe.

Walter Belk, experto en políticas de abastecimiento alimentario de la FAO, precisó que en todos los mercados “las pérdidas, son consecuencia de una extensa cadena con errores”, y en todos recae esta responsabilidad, desde el productor de gran escala, el vendedor intermediario y el consumidor final.

Un estudio de la FAO, estima que el daño físico, la sobremaduración en los productos, la contaminación en el suelo o por plagas y la ausencia de buenas prácticas en manipulación y embalaje, dan como resultado la pérdida de alimento en los grandes mercados.

Para erradicar el mayor problema por pérdida de alimento, las autoridades deberán trabajar en una estrategia que cambie el actual modelo, es decir, la respuesta está en la innovación del comercio virtual, las cámaras frigoríficas en donde se almacena producto, indicó Belk.

Por su parte, el mexicano Arturo Fernández, presidente de la Federación Latinoamericana de Mercados de Abastecimiento (Flama), explicó que el desperdicio de alimentos podría evitarse, si se acortan los sistemas de entregas al consumidor.

Además, podrían aprovecharse las mermas desde la cosecha, para producción de enlatados. De esta manera estos productos servirán para alimentar a la población más vulnerable con la donación a bancos de alimentos.

En este sentido, Héctor García Coordinador General de la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA) reconoció que esta pandemia ha obligado a repensar la forma tradicional de abasto y comercialización en todo el mundo.

Detalló que en la CEDA, han tomado algunas medidas como la innovación de los bancos de alimentos, ejemplo de ello es Itacate la propuesta que abastece a comedores populares o de bajo costo, para llegar a sectores vulnerables en la Ciudad de México.

Esta central es la segunda más grande del mundo y la más grande de américa latina con 327 hectáreas, en donde anteriormente existían tiraderos a cielo abierto, y más de 3 millones de toneladas de producto comestible -en buen estado- se perdía.

Por otro lado, al comprender la magnitud de desperdicio en la Central se comenzó a trabajar en un Biodigestor anaerobio que servirá para transformar los desechos en biofertilizantes que serán regresados a los suelos agrícolas.

Finalmente, García señaló que de esta manera se podrá aprovechar la merma y reducir el impacto y huella en el planeta.

Tomado del sitio de Notimex.

A %d blogueros les gusta esto: