28/10/2020

Maya Comunicación

Agencia de fotoperiodismo

La Secretaría de Cultura y el INBAL darán atención puntual a artistas en el contexto de COVID-19

Ciudad de México, a jueves 7 de mayo de 2020.- Como seguimiento a los trabajos iniciados entre autoridades de la Secretaría de Cultura y colectivos Asamblea por las Culturas, No vivimos del aplauso y Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (MOCCAM), se inició la revisión puntual del listado de personas en situación de emergencia por el COVID-19, entregado por la comunidad artística, en el marco de la propuesta nombrada “Contigo en la confianza”.

Ciudad de México, a jueves 7 de mayo de 2020.- Como seguimiento a los trabajos iniciados entre autoridades de la Secretaría de Cultura y colectivos Asamblea por las Culturas, No vivimos del aplauso y Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (MOCCAM), se inició la revisión puntual del listado de personas en situación de emergencia por el COVID-19, entregado por la comunidad artística, en el marco de la propuesta nombrada “Contigo en la confianza”.

La Secretaría de Cultura utilizará el listado para diseñar mecanismos de contratación ágiles que permitan apoyar a personas que se encuentran en condición de vulnerabilidad, afectadas por la contingencia sanitaria, con lo que ratificó su voluntad de construir de manera conjunta dicha alternativa.

En la reunión, llevada a cabo en formato a distancia este miércoles 6 de mayo, el Comité Técnico informó de los avances alcanzados.

En su intervención, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), Lucina Jiménez, resaltó que gracias a la iniciativa proveniente de la sociedad civil organizada se ha avanzado conjuntamente para dar atención a la relación de artistas y gestores culturales en precariedad y que este diálogo propiciado por las circunstancias en actual contingencia deberá ser una forma permanente de trabajo con las autoridades culturales en la construcción de una nueva gobernanza.

Cabe recordar que en la pasada reunión sostenida el 1 de mayo, los Colectivos y la Secretaría de Cultura, a través de la titular del INBAL, Lucina Jiménez, acordaron separar la atención a las personas integradas en esta lista entregada por las organizaciones, de la necesidad de generar un instrumento a manera de padrón o sondeo nacional general que permita identificar a quienes conforman las distintas comunidades, en las diferencias y las cualidades de cada ámbito de la creación, toda vez que dicho instrumento se requiere para la definición de políticas públicas que busquen dar mayor sostenibilidad al sector y generar estrategias intersectoriales que permitan, a quienes lo requieran, acceder a los programas de bienestar, ya que su ausencia hace difícil incluir a quienes integran esta comunidad a diferentes programas de apoyo.

Los colectivos convinieron que la creación de ese instrumento recaiga en la Secretaría de Cultura, a través del INBAL, con la que colaborarán de manera horizontal para su diseño. Igualmente, trazaron una ruta para avanzar en dicho planteamiento, para lo cual se avanzó en la identificación de logros.

Para atender la demanda de los colectivos en diálogo se acordó, en esa misma reunión, la creación de un Comité Técnico, el cual comenzó sus labores de inmediato y en el que participan representantes de los colectivos artísticos y personas servidoras públicas del INBAL y la Dirección de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas (DGCPIU) de la Secretaría de Cultura.

Colectivos reconocen la disposición al diálogo

En la voz de José Luis Cruz, se reconoció el territorio de diálogo construido hasta este momento en que las comunidades artísticas en situación de precariedad requieren de apoyos a la palabra, al trabajo y las trayectorias que han construido durante muchos años.

Autoridades y colectivos acordaron dar el tiempo necesario, aunque perentorio, para avanzar en la revisión de la lista, a partir de los criterios de urgencia establecidos por las propias personas que participan en dicha relación.

Contratos de confianza

También el promotor cultural José Luis Cruz mencionó la necesidad de establecer contratos simples y directos, con requerimientos básicos para que los apoyos a los artistas en precariedad sean otorgados a la brevedad.

Reconoció, ante los participantes y representantes de prensa en la reunión virtual, “el diálogo franco y abierto, así como la empatía de colegas, como Lucina Jiménez y Mardonio Carballo, “que han diseñado estrategias para llevar a buen puerto estas reuniones. Llegó la hora de emparejar el terreno entre los artistas orgánicos del Estado y los independientes”, finalizó.

Ambas partes agradecieron al Comité que se dio a la tarea de depurar y crear el “Listado 5-5-20 Unificado”, una herramienta administrativamente viable para llevar a cabo los compromisos adquiridos durante las reuniones con los colectivos artísticos.

La Directora General del INBAL precisó que gracias al trabajo del equipo técnico se logró identificar, dentro de la lista, los datos incompletos, la verificación de los RFC y las CURP, algunos casos de duplicación de nombres, así como a personas que tienen pagos pendientes de los proyectos de la Secretaría de Cultura Federal, y a quienes colaboran con la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México.

También explicó que los contratos podrían tener un formato común, pero no constituyen un contrato colectivo, como se sugirió en la reunión, los cuales no pasarán por un comité de adquisiciones.

Se buscará otorgar el apoyo con agilidad para elaborar los contratos, con base en la jerarquización que hicieron los propios colectivos para atender a las y los artistas más afectados por la emergencia. Además, señaló que será importante que se diseñe, en conjunto, el concepto diferenciado del contrato que refleje el trabajo artístico que realizan las y los creadores para evitar confusiones en su trámite.

Para contribuir con la resolución de las peticiones, informó que la Secretaría de Cultura ha invitado al secretario de Cultura del Gobierno de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real, a integrarse a las mesas con los colectivos a fin de buscar estrategias de atención, ya que, en el listado entregado, un 90% aproximadamente, son artistas capitalinos.

Asimismo, Lucina Jiménez puntualizó que su encargo de mediación para atender al sector artístico afectado por la emergencia sanitaria concluirá, en relación con el tema de los apoyos, en cuanto se entregue el listado debidamente revisado y requisitado ante la Secretaría de Cultura, por medio de la Subsecretaria de Desarrollo Cultural, instancia operativa que tiene a su alcance la diversidad de herramientas para canalizar los recursos.

No obstante, continuará en diálogo para el desarrollo del padrón de artistas y gestores culturales, convenido previamente y el cual realizará la Secretaría de Cultura, a través del INBAL, aprovechando las diversas plataformas que ha generado y los avances creados por el Sistema de Información Cultural y la Dirección General de Vinculación Cultural. 

Las y los artesanos serán atendidos

El gestor cultural Juan Enrique detalló los problemas a los que se enfrentan las comunidades indígenas para ser contempladas en un listado nacional de artistas independientes, “no hay internet; con problemas hay teléfono: Huasteca de San Luis Potosí, la Meseta Purépecha, Sierra Negra de Oaxaca. No pueden tener el apoyo porque no pueden entrar a internet y enviar sus documentos para que los tomen en cuenta en el censo en apoyo a los pueblos indígenas”.

Al respecto, la directora del INBAL mencionó que dichas comunidades serán atendidas a través de otros instrumentos y censos ya existentes, debido a sus condiciones particulares de vivienda e instrumentos de comunicación, además se cuenta con el trabajo y padrón previo que ha realizado la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, y del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart).

Situación de Alas y Raíces

Por su parte, la promotora cultural María Guadalupe López Gaitán habló de un supuesto recorte de 75% a los programas dirigidos a las primeras infancias. En esa misma tesitura, Emilio Lome, del proyecto Brotes de Alas y Raíces, declaró que algunos de sus compañeros recibieron un correo en el que se informaba sobre dicho recorte presupuestal y la cancelación del proyecto.

Al respecto, Antonio Rodríguez “Frino”, coordinador nacional de Desarrollo Infantil, aclaró que no desaparecerá el programa Brotes, “seguramente hay alguna pérdida de información en el camino, de ninguna manera desapareceríamos un proyecto que no solo funcionó en 15 estados el año pasado, sino que representa la atención específica a una población que no es tomada en cuenta”.

“Ningún contrato, ha sido tocado, salvo el de tres compañeros y que fue en mutuo acuerdo con ellos de Alas y Raíces”, dijo.

Así también, mencionó que el departamento de Narraciones Orales se vio favorecido este año, “el tabulador para narradores creció un 33% y aumentó el presupuesto destinado más de tres veces”, también refirió que los planes para llevar a cabo el Primer Encuentro de Narradores Orales no se cancelaron, sino que se realizará en un formato digital.

Respecto al futuro de Alas y Raíces, se acordó una nueva reunión entre los colectivos y el funcionario para dialogar y resolver temas pendientes.

Por otro lado, al responder a representantes de prensa el tema de la situación presupuestal de espacios museísticos, Lucina Jiménez informó que los contratos Capítulo 3000, que se encontraron como recurso utilizado a la falta de plazas en museos, están contratados durante el año, de acuerdo con la indicación presidencial y de la Secretaría de Cultura de proteger el empleo.

A %d blogueros les gusta esto: