Ciudad de México, 17 de noviembre de 2020.-Con la llegada de la pandemia a México, organizaciones criminales encontraron un nuevo nicho para defraudar a la gente a través de la venta de pruebas apócrifas para detectar Covid-19, además de cubrebocas y gel antibacterial sin proceso de calidad que jóvenes reclutados por estos grupos distribuyen en mercados y tianguis. La venta apócrifa de este material se concentra en la Ciudad de México, Jalisco, Tamaulipas y Chihuahua.

Ciudad de México, 17 de noviembre de 2020.-Con la llegada de la pandemia a México, organizaciones criminales encontraron un nuevo nicho para defraudar a la gente a través de la venta de pruebas apócrifas para detectar Covid-19, además de cubrebocas y gel antibacterial sin proceso de calidad que jóvenes reclutados por estos grupos distribuyen en mercados y tianguis. La venta apócrifa de este material se concentra en la Ciudad de México, Jalisco, Tamaulipas y Chihuahua.

 

 En este último estado, el mes pasado la Administración General de Aduanas (AGA) y la Guardia Nacional decomisaron 10 mil 950 piezas de pruebas médicas para Covid-19, en el punto fronterizo de la sección aduanera de Zaragoza, en Ciudad Juárez, Chihuahua