CDMX a 9 de Enero de 2019.- El gobierno de México autorizó limitar la venta de gasolina por dificultades en su abastecimiento y los expendios de una gran parte de los 32 estados, incluidos los de la capital, amanecieron hoy con grandes atascos.
Las filas de vehículos de todo tipo son enormes para echar como máximo 100 a 200 pesos (5 a 10 dólares) de cualquier tipo de gasolina, es decir, entre cuatro y 10 litros en dependencia de la calidad del combustible que consuman los autos.

El gobierno recomienda a los automovilistas que no hagan compras de pánico y reitera que no hay escasez de combustibles, sino problemas en su distribución lo cual espera sea pasajero.

La crisis reventó hace varios días por estados del interior cuando el gobierno lanzó una ofensiva a fondo contra el robo de gasolina, para lo cual se vio en la necesidad de cerrar numerosos ductos en los que se detectaron fugas mediante conexiones o acometidas clandestinas por las que se iba la mayor cantidad del hidrocarburo que se robaban los llamados huachicoleros.

El robo era multimillonario y llegaba a casi 800 camiones-pipa diarias de 20 mil litros promedio cada una, pero las llaves de los ductos no se cerraban a pesar de que desde los departamentos técnicos de las sedes de Petróleos Mexicanos (Pemex) se detectaban las bajas presiones en los conductos.

Al pasar la distribución fundamentalmente a camiones-pipas, la distribución se ralentizó y el suministro a las gasolineras se redujo hasta llegar por debajo de la demanda. A esa situación se unió el ingenio de los dueños más ambiciosos para estimular un presunto desabastecimiento de sus bombas y vender más caro el litro, lo cual investiga el gobierno. Sin embargo, esos casos son los menos y la realidad específica es que está llegando poco combustible a los expendios lo cual explica las largas filas de hasta 30 a 40 autos en cualesquiera de las gasolineras de la República, y desde ayer la Ciudad de México está afectada.

Pemex anunció en un comunicado que el suministro se irá regularizando gradualmente, pues no hay desabasto de hidrocarburos en la capital, por lo que llamaron a la ciudadanía a mantener la calma y no hacer compras de pánico. Esta situación, reitera, obedece a los ajustes de logística para combatir el robo.

Aseguró que se mantienen el diálogo constante con su director, Octavio Romero Oropeza, con el objetivo de restablecer a la brevedad el servicio del combustible en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *