Ciudad de México, 15 de noviembre de 2020.-  La reforma en materia de pensiones que envió el Ejecutivo a la Cámara de Diputados en septiembre pasado puede ser un primer proyecto de otros que se presenten en el mediano plazo. El objetivo es dar efectividad a este mecanismo de la seguridad social, en el que se incluye una promoción relevante al ahorro voluntario de los trabajadores, así como elevar la competencia en el mercado de las administradoras de fondos para el retiro (afores), destacó el Instituto Belisarío Domínguez del Senado.

Ciudad de México, 15 de noviembre de 2020.-  La reforma en materia de pensiones que envió el Ejecutivo a la Cámara de Diputados en septiembre pasado puede ser un primer proyecto de otros que se presenten en el mediano plazo. El objetivo es dar efectividad a este mecanismo de la seguridad social, en el que se incluye una promoción relevante al ahorro voluntario de los trabajadores, así como elevar la competencia en el mercado de las administradoras de fondos para el retiro (afores), destacó el Instituto Belisarío Domínguez del Senado.

 

 Detectó como «problemas de fondo» que podrían presentarse con la incorporación al régimen de pensiones de millones de trabajadores del sector informal, «la elevada informalidad y baja densidad de cotizaciones». Plantea que es necesario atender esas situaciones que imperan en la economía, «para así dar una solución de largo plazo al problema de las bajas tasas de cotización que enfrentarán muchos de los trabajadores bajo el sistema de cuentas individuales».