Ciudad de México. 24 de noviembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- Del 22 al 26 de noviembre, se realizará en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la XXV Semana Nacional de Ciencia y Tecnología, la cual contará con 30 estands en donde participarán más de 800 expositores.

Durante la inauguración, Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), subrayó que a lo largo de siete mil 500 metros cuadrados los asistentes podrán descubrir el fascinante mundo del conocimiento.

Invitó a los habitantes de la Ciudad de México y la zona conurbada a asistir a lo que llamó “la fiesta de la ciencia”, ya que dijo “es una oportunidad única, dado que la mayoría de las exposiciones se diseñaron específicamente para este evento”.

Doctor Enrique Cabrero Mendoza.Ante Mario Alberto Rodríguez Casas, director general del IPN; David García Junco, titular de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (Seciti); y representantes de autoridades de la Ciudad de México, del poder legislativo y del Canal Once, Cabrero Mendoza resaltó que la divulgación científica debe marcar a nuestro país.

“México tiene la oportunidad de insertarse en el grupo de países que a través de la ciencia y la tecnología han logrado mayores niveles de desarrollo, competitividad y bienestar social y esto no solo se debe desarrollar en los laboratorios, también en el inconsciente de la sociedad. Me da mucho gusto que los niños y jóvenes asistan porque es aquí donde se despiertan vocaciones. Es aquí donde el conocimiento científico puede generar un cambio en la sociedad”.

A modo de despedida, ya que su gestión al frente del Conacyt culmina el próximo 30 de noviembre, señaló que “ha sido un placer en estos seis años apoyar estos esfuerzos de divulgación científica y estamos seguros de que esto deberá continuar”.

Pasión por la ciencia

En su participación, Mario Alberto Rodríguez Casas subrayó que esta actividad de comunicación pública de la ciencia es fundamental para fomentar la vocación y la cultura científica entre toda la población.

“Para muchos, el primer contacto con la ciencia lo han tenido a través de eventos como este y les ha permitido tomar una de las decisiones más importantes de su vida: incursionar en las carreras científicas y tecnológicas”.

Emocionado de ver a cientos de estudiantes de primaria y secundaria recorrer los estands de esta actividad, subrayó que la ciencia no es para sabios ni está hecha por sabios, sino por personas apasionadas que nunca desistieron de sus sueños.

“En el IPN estamos convencidos de que la ciencia no es solo para sabios, no es propiedad de científicos enfundados en impecables batas blancas, ajenos a la realidad y confinados a sus laboratorios”.

Añadió que todos los países, pero en especial México, no se pueden dar el lujo de tener investigadores encerrados en sus laboratorios, aislados de sus comunidades y ajenos a sus problemas. Asimismo, tampoco es posible pensar en una sociedad que desconoce el quehacer científico como elemento básico para su desarrollo.

“Es fundamental ubicar la relevancia social y cultural en la construcción del conocimiento científico y tecnológico y por ello hay que disponer de estrategias creativas amenas y sobre todo participativas para que nuestros niños y jóvenes se apropien del conocimiento”.

Enfatizó que la ciencia forma parte de nuestro patrimonio colectivo como sociedad y es por ello que la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología debe ser vista como una fiesta anual de comunicación pública de la ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *