Los futuros o nuevos usuarios de lentes de contacto deben verificar la calidad del producto, estar conscientes de que la higiene de los mismos es fundamental para conservarlos y evitar infecciones, además de que no deben usar gotas para ojo rojo, porque dañan su visión.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay aproximadamente 153 millones de personas con discapacidad visual, debido a errores de refracción no corregidos.

Los lentes de contacto corrigen errores refractivos como miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia que de no ser atendidos pueden reducir el desempeño escolar, laboral, y la productividad.

Mitos como el de que se pueden ir hacia la parte de atrás del globo ocular, lo que es físicamente imposible, impiden que candidatos a este tipo de auxiliares visuales los usen, señaló Alcon, división oftalmológica de Novartis.

Lo primero es visitar a un especialista en salud visual para elegir los lentes que mejor se adapten a sus necesidades tanto de visión, como de estilo de vida.

Verificar la calidad del lente de contacto es muy importante, pues los hay de diferentes materiales y hasta el momento los que ofrecen la mayor oxigenación son de hidrogel de silicona, de reemplazo mensual, quincenal o diario.

Incluso hay lentes con los que puede dormir con ellos por varios días seguidos y realizar todo tipo de actividades.

La higiene de estos auxiliares para la visión es fundamental, debido a que los ojos son muy sensibles; es indispensable tener las manos limpias al colocar o retirarlos, con el fin de evitar irritación o incomodidad durante el uso.

También se deben desinfectar después de retirarlos, con soluciones especiales y no con agua del grifo, ni otras sustancias que pueden dañarlos o provocar una infección, porque el uso inadecuado aumenta la probabilidad de que las bacterias se adhieran al lente y dañen la córnea.

En caso de resequedad en el ojo, es importante usar gotas rehumectantes especiales para lentes de contacto y evitar las que son para ojo rojo, ya que pueden dañar la visión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *