Por Bruno Cortés director de Maya Comunicación

Aristóteles Núñez, hace una revisión priísta de una realidad que no encaja en su consciente, asume culturalmente que el mexicano es mercenario, pero se equivoca, hay muchos, miles, millones de mexicanos que desean salir adelante por su trabajo, pero ustedes implantaron el sistema del paternalismo gubernamental y luego pide que seamos independientes.

Se equivoca Aristóteles Núñez en un muy amplio sentido, si el sistema buscara dar ese perfil al mexicano, no tendría miles de maestros sindicalizados haciendo labores para el líder, o tratando a los niños como sus lacayos o botines electorales.

En Finlandia un niño sabe tocar música a los 6 años, en México terminamos una carrera sin saber leer una partitura, esto no porque te dediques a la música sino como un simple recurso de cultura general.

En otros países como Estados Unidos hay buscadores de talentos que otorgan becas a quienes tienen talentos especiales, en México el CONACYT, las becas de creadores, los estímulos, son para los cuates, para los amigos del maestro, para los amigos del funcionario, para los amigos de la silla.

No Aristóteles Núñez, usted se equivoca como quien comparar un bosque con un matorral, ustedes han promovido, incentivado, coartado y agandallado al pueblo de México y ahora que no hay nada más democrático que las redes sociales le sacan al parche, huyen sin dar la cara por todas las tropelías que han hecho con este sistema, a mi por ejemplo me cancelaron mi timbre de Hacienda porque  según ustedes no estaba en mi domicilio cuando fueron, el secretario De La Madrid me bloqueo del Twitter y dejó de enviarme invitaciones de la SECTUR porque le dije que la F1 y el Desfile de Día de Muertos  no eran un logro federal.

Así de delgada es su lozana piel, debería ser responsable por sus actos igual que toda la camarilla de hampones que han gobernado este país y váyase acostumbrando “las benditas redes sociales” llegaron para ser un contrapeso a un sistema que solo tenía un lado, hoy todos podemos opinar, aunque no les guste, aunque quieran pedirle al jefe de información o al jefe de redacción que nos corra de nuestros medios, como dijera Hugo Sánchez Agua y Ajo, Aristóteles Núñez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *