En sesión extraordinaria, el Consejero Presidente, Lorenzo Córdova Vianello, sostuvo que este recorte coloca al INE en una situación de insolvencia para cumplir con sus facultades y sus obligaciones, y “representa una vulneración a su autonomía e independencia”, pero el Instituto “no dejará de ser garante de la democracia mexicana y de los derechos de la ciudadanía”, subrayó.

Córdova Vianello afirmó que nunca en la historia del Instituto Nacional Electoral y antes el IFE, se le había colocado en una situación de insolvencia, y para “evitar que el impacto del recorte afecte a las y los ciudadanos en sus derechos, vulnere las condiciones de equidad de la competencia política, impida la realización de elecciones libres y auténticas o afecte los derechos de los trabajadores del INE”, se tomarán temporalmente recursos del capítulo 1000 –servicios personales-, correspondientes a los últimos meses del 2018.

Córdova Vianello confió en que, en breve, el INE y el Gobierno Federal, con responsabilidad y respeto a las competencias y autonomía de la autoridad electoral, solucionarán este problema financiero al que fue sometido el órgano electoral nacional.

Enseguida, la presidenta de la Comisión Temporal de Presupuesto, Claudia Zavala, sostuvo que el recorte de 950 millones de pesos “atenta contra la independencia porque se quiere someter al INE por la vía del presupuesto”.

“El INE cumple una función de Estado y ésta debe realizarse con la mayor pulcritud, transparencia, exactitud técnica y logística, pero, principalmente, con la más amplia coordinación y sincronía con la ciudadanía, porque lo que está en el fondo es nada más y nada menos que la recepción y el procesamiento legal y totalmente público de la voluntad ciudadana, respecto de quién quiere que los gobierne”, estableció.

La Consejera Zavala afirmó que el INE cumplirá con todas sus obligaciones legales y constitucionales y garantizará los derechos de la ciudadanía, por lo que mantendrá el diálogo con las instancias competentes y realizará todas las acciones legales para resolver de fondo este problema.

Posteriormente, la Consejera Dania Ravel recordó que el INE es una institución dotada de personalidad jurídica y patrimonio propios, que no depende jerárquicamente de ningún poder o entidad, además de que tiene la facultad para autorregularse, la capacidad de decidir sobre los asuntos que son propios de la autoridad electoral nacional, y la facultad de definir y proponer su presupuesto.

“Estoy convencida de que depender de una ampliación presupuestal para el cumplimiento de nuestras funciones, de alguna manera violenta la autonomía institucional, al hacernos tomar determinaciones respecto a decidir qué obligaciones legales cumplir en tiempo y forma y cuáles obligaciones podemos postergar; se está violentando la autonomía institucional”, aseveró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *