El Dip. Fernando Mesta presenta el libro “Mi cuaderno de lectoescritura y señas”

CDMX a 26 de Abril de 2018.- El presidente de la Comisión de Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados, Fernando Mesta Sousté, presentó el libro: “Mi cuaderno de lectoescritura y señas”,  que busca abonar a la inclusión de este sector y cuyos autores son Mariana Rodríguez y René Pontón Zúñiga, padres de Dulce María, quien tiene capacidades diferentes.

Según el Censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el 2010 se reportaron 2.4 millones de personas con discapacidad en el país, 320 en edad escolar y solamente 44 mil se están escolarizando.

Los padres de la pequeña recordaron que de recién nacida, producto de una infección necrosante, tuvieron que extirparle parte del intestino y eso le provocó una parálisis cerebral, posteriormente artritis, fiebre reumática juvenil y se quedó sorda profunda.

Sin embargo, cuando trataron de escolarizarla, no encontraron ninguna institución que los apoyara en su formación.

En este sentido, el legislador lamentó que en nuestro país el tener una capacidad diferente  sea sinónimo de pocas oportunidades, entre ellas el acceso y una correcta educación; incluso detalló que aquellas personas con capacidades diferentes que logran ingresar a las instituciones escolares  son asignadas a salones especiales quedando marginados de la comunidad estudiantil.

De ahí, agregó, la importancia de este libro que “siembra la semilla del interés por la lengua de señas mexicanas a niñas y niños, favoreciendo la comunicación entre personas sordas y oyentes”.

“Con este modelo de enseñanza paralelo se inicia un aprendizaje didáctico para que los niñas y niños de los primeros años escolares con y sin discapacidad auditiva sepan comunicarse, toda vez que el libro presenta el abecedario, los números y cómo se representan objetos y conceptos en lengua de señas mexicana al tiempo que indica su forma escrita en el español”, señaló el diputado por el estado de Chihuahua.

La maestra  Mariana Rodríguez Alcántara tuvo que inventar un método que le permitiera apoyar a su hija en su desarrollo educativo, porque se enfrentó a muchos obstáculos para ayudarla.

“Yo decía: tengo que ayudarla, porque algo que se nos olvida a los papás que tenemos hijos especiales es y me lo recordó un doctor: “te vas a morir  y a quién se la vas a dejar”.

Por ello se vio obligada a buscar un método que le ayudara a su hija en su desempeño escolar, ante la insensibilidad de algunos maestros con las madres o familia de estos niños.

A su vez, René Pontón Zúñiga, coautor del libro,  refirió que  el lenguaje escrito y oral  a estos niños, no les dice nada, son signos, pero que no entienden.

Aseguró que este cuaderno de lectoescritura  y señas “es un nuevo paradigma en apoyo a niños con dificultades en el aprendizaje del español”, que permitirá su inclusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: