Morelia, Michoacán. 12 de Diciembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- La agricultura de temporal es una actividad vulnerable a los efectos del cambio climático, ya que depende directamente de las condiciones meteorológicas, de ahí la necesidad de medir la vulnerabilidad agrícola en la región Tierra Caliente, Michoacán.

La doctora Alba María Ortega Gómez, posdoctoranda en el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Morelia, ha desarrollado en los últimos años índices de vulnerabilidad socioeconómica y agrícola ante los efectos del cambio climático, aplicando metodologías que consideran variables climáticas, sociales y económicas.

Su zona de estudio es la región Tierra Caliente del estado de Michoacán (RTC), conformada por los municipios de Carácuaro, Huetamo, Nocupétaro, Madero, Tacámbaro, San Lucas y Turicato.

La superficie de la región Tierra Caliente es de siete mil 341.3  km2  y  representa  12.5 por ciento  de Michoacán. Presenta una orografía accidentada, tiene valles y llanos que le permiten contar con suelos aptos para actividades agropecuarias. El uso de suelo en la región es predominantemente agrícola (20.1 por ciento de la superficie), seguido de la superficie de selva baja caducifolia (15.6 por ciento), pastizales (15.1 por ciento) y bosque de pino, encino y mixto (13.2 por ciento). La superficie destinada a la agricultura en la región es de 147 mil hectáreas, 18.3 por ciento cuenta con riego, 45 están fertilizadas, 29 por ciento aplica semilla mejorada, 14 por ciento recibe asistencia técnica y 32 por ciento cuenta con mecanización, según datos del Censo Agrícola, Ganadero y Forestal (2007).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *