Ensenada, Baja California. 24 de noviembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- La Noche de las Estrellas de Ensenada 2018 probó que el arte es una eficaz herramienta para atraer a las familias al conocimiento que se genera desde el campo de la astronomía.

El evento de divulgación tuvo como sede el Instituto Tecnológico de Ensenada (ITE) —perteneciente al Tecnológico Nacional de México (Tecnm)—, donde se dispuso de un espacio cerrado para las exhibiciones y un área al aire libre para presentaciones artísticas y conferencias, así como la actividad estelar: la observación astronómica.

El segundo piso de la biblioteca del ITE se llenó con las explicaciones que investigadores y estudiantes daban sobre diferentes temas astronómicos, mientras tres robots, cuya programación se desarrolló en el ITE, acaparaban la atención de grupos de asistentes.

El Museo Caracol contribuyó con actividades para los niños, quienes iban de armar constelaciones con bombones y pretzels, a crear una nebulosa planetaria con algodón, brillantina y agua con colores artificiales.

También llamó la atención la exhibición diseñada para personas con discapacidad visual, quienes tuvieron la oportunidad de explorar los planetas del sistema solar, creados de forma artística y didáctica para impresionar por medio del tacto.

De forma paralela, al exterior de la biblioteca se encontraba el planetario de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), que contaba con una larga fila de entusiastas a la espera del viaje visual por el universo.

En el escenario, el programa se integró con cuentacuentos, charlas de divulgación sobre astronomía, danzón y presentaciones artísticas.

De forma paralela, los asistentes transitaban por los telescopios instalados apuntando hacia la luna y tratando de sortear las vicisitudes que en la observación genera un cielo seminublado.

Colaboraciones

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Paola Ponce Velázquez, integrante del comité organizador del evento, comunicó que entre las instituciones participantes, además del ITE y el Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (IA-UNAM), campus Ensenada, se encontraban la UABC, el Centro de Nanociencias y Nanotecnología (Cnyn) de la UNAM y el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).

Pero el evento también tuvo una importante contribución de asociaciones civiles como la Sociedad Astronómica de Ensenada, la Sociedad Científica Juvenil, la Sociedad Universitaria de Física de Ensenada, Iluminarte Conciencia, Museo Caracol, entre otras.

Para Isaí Lucero López, otro de los integrantes del comité organizador del evento, el distintivo de esta edición fue una importante contribución de artistas y organizaciones promotoras del arte y la cultura, como Caja Seca, que participó con talleres de tejido, costura y expresión.

Este año también se cambió la ubicación de la sede a la zona sur de la ciudad, que regularmente se elige en la Zona Centro, con la finalidad de acercar la astronomía a otras zonas de la población y de obtener mejores condiciones para la observación.

“Uno de los objetivos principales del evento es la observación astronómica. Al estar un poco más lejos de la ciudad y tener el control del espacio y de las luces, nos sirvió mucho para poder controlar la observación”, afirmó Isaí López.

Los organizadores coincidieron en que la interactividad de las exposiciones y la convergencia de actividades artísticas y científicas en un mismo programa fueron la estrategia para lograr el éxito del evento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *