Cae La Rana, pieza clave en Ayotzinapa

CDMX a 13 de Marzo de 2018.- Autoridades policiales detuvieron ayer a una pieza muy relevante del entramado que concluyó en la desaparición de estudiantes de Ayotzinapa. En las inmediaciones del municipio de Cocula, Guerrero, Érick N, mejor conocido como La Rana, fue detenido después de una larga tarea de seguimiento a cargo de la División de Inteligencia de la Policía Federal.

Desde hace días se rumoraba de un apresamiento muy importante, pero hasta ayer esto se concretó. El Comisionado Nacional de Seguridad felicitó a ese equipo de policía por la aprehensión en la que no hubo un sólo tiro de por medio.

En el momento de su detención, La Rana le fue leída la Cartilla de Derechos que Asisten a las Personas en Detención, informó el jefe de Policía Federal Manelich Castilla.

Ya más tarde, Alfredo Higuera Bernal, responsable de la investigación del caso Ayotzinapa, comentó en rueda de prensa que este sujeto es integrante de una organización criminal que opera en la región guerrerense.

La Rana está ligado a la línea de investigación en torno a los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre de 2014 en agravio de alumnos de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, especificó.

Dicho sujeto cuenta con una orden de aprehensión por los delitos de Delincuencia Organizada y Secuestro por lo que será puesto a disposición del juez que lo requiere.

Anteriormente, se había ofrecido una recompensa de un millón 500 mil pesos a quien entregara a Érick N. Particularmente, Érick es señalado dentro de la investigación como uno de los sujetos que tuvo una intervención decisiva en los hechos en contra de los estudiantes de la normal rural Isidro Burgos.

Como se recordará, la línea de investigación hasta ahora vigente indica que sicarios de poca monta fueron tomando decisiones a lo largo de la noche del 26 al 27 de septiembre del 2014.

Tanto La Rana como otro sujeto apodado El Cepillo habrían decidido transportar y ejecutar a los normalistas, así como quemar los cuerpos. A mitad de esa caótica noche, lo único seguro es que estas gavillas actuaban con el beneplácito y colaboración de autoridades muncipales.

La detención de ayer significa un nuevo tirón en la investigación del caso Ayotzinapa, algo que los padres de los desaparecidos exigían desde hace tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: