Legislativo Política Principal 

Aprueba ALDF propuesta para establecer un máximo de gasolineras en delegaciones por criterios de riesgo

CDMX a 20 de Julio de 2017.- Ante la posibilidad de que el gobierno federal inicie el otorgamiento indiscriminado de permisos para instalar nuevas gasolineras en la ciudad de México, la diputación permanente de la Asamblea Legislativa (ALDF) aprobó por unanimidad una iniciativa con punto de acuerdo presentada por Raúl Flores, vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRD, por medio de la cual se le solicitó al Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, reformar el reglamento de la Ley de Desarrollo Urbano de la CDMX para incorporar en su texto el criterio de densidades máximas de estaciones de servicio por delegación que actualmente marca el Reglamento de Impacto Ambiental y Riesgo en su artículo 63.

El diputado señaló que frente a la pretensión del gobierno federal de otorgar licencias para la construcción de entre 2 mil y 12 mil nuevas gasolineras en todo el país -donde la Ciudad de México sería la entidad con mayor potencial para incrementar el número de expendios de ese tipo-, adoptar dicha pauta sería condición necesaria para la emisión del dictamen de impacto urbano respectivo, lo que iría en concordancia no sólo con la política de desarrollo urbano que persigue la Ciudad de México, sino con las directrices en favor de la movilidad, la salud y el cuidado del medio ambiente que se marcó el gobierno local desde el arranque de la actual administración.

Desde la máxima tribuna de Donceles, el perredista recordó que de acuerdo al “Análisis de Estaciones de Servicio (gasolineras) ubicadas en el Distrito Federal”, realizado por la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial de la Ciudad de México (PAOT) en 2015, las 16 delegaciones céntricas de la Ciudad se encuentran sobresaturadas de gasolineras, por lo que otorgar nuevos permisos de construcción contravendría los lineamientos normativos que establece el artículo 64 del Reglamento de Impacto Ambiental y Riesgo vigente.

“Aumentar el número de gasolineras en la Ciudad no sólo fomentaría el uso del automóvil particular que este gobierno ha querido desincentivar de diferentes maneras y por medio de diversos instrumentos, como la actualización de las Normas Técnicas Para nuevas construcciones que cambiaron el requerimiento de mínimos a máximos en el número de cajones de estacionamiento permitidos, sino que incrementaría los niveles de contaminación que están directamente relacionados con las contingencias ambientales registradas a inicios de este año, lo que perjudicaría la movilidad, la salud y la calidad de vida de sus habitantes”.

El también presidente del PRD-CDMX destacó que es mentira que la variedad de oferta de empresas vendedoras de gasolina haga competitivos los precios de los combustibles en beneficio del consumidor, pues precisó que los gasolineros foráneos se abastecen de los ductos de Pemex y venden la misma gasolina y prácticamente al mismo precio, que es fijado por la Secretaría de Hacienda, lo que imposibilita la competencia.

“Es claro que nos estamos enfrentando a un engaño más cuando nos dicen que las gasolineras extranjeras venderán combustible de mejor calidad y a mejor precio, es la misma gasolina la que actualmente nos venden todas porque no hay infraestructura que no sea la de Pemex y el precio no está regulado por el mercado, lo establece Hacienda y por ende no existe competencia en nuestro beneficio. Las transnacionales y el gobierno simplemente nos marean con variación de centavos mientras las ganancias para ellos son multimillonarias”.

Flores García aseguró que esta iniciativa, al igual que la que presentó en meses pasados para modificar el artículo 54 de la Ley de Movilidad, a fin de que por ley los proyectos de construcción de nuevas gasolineras tengan que presentar un estudio previo de impacto de movilidad, busca contribuir con un radical cambio de paradigma en nuestra sociedad que es que el automóvil particular deje de ser eje de la movilidad.

Raúl Flores subrayó que como partido de izquierda no basta condenar la reforma energética y sus efectos, y que quienes se identifican con dicha postura debería estar luchando para que se aprovecharan las enormes ganancias de la venta de combustibles a precios por encima de los internacionales para aliviar los efectos de la contaminación en el medio ambiente.

“Por los datos puntuales y públicos qué hay sobre los efectos nocivos que causa el abuso del auto particular tenemos la obligación de seguir abonando, sin populismo, con decisión y valentía, a ese cambio de paradigma que hoy busca frenar la demencial proliferación en la construcción de cajones de estacionamiento y las instalaciones de gasolinera pasando por encima de la normatividad local. Se requieren políticas de planeación urbana donde la prioridad en el modelo de transporte se enfoque a los medios no motorizados así como el transporte público, dejando al vehículo automotor particular como la última opción”, finalizó.

Cabe destacar que el Grupo Parlamentario de  Morena suscribió la iniciativa del diputado perredista Raúl Flores García.

 

Related posts

Leave a Comment