CDMX a 17 de Diciembre de 2018.- Edson Álvarez salió de la banca para marcar los dos goles con los que el América derrotó por 2-0 al Cruz Azul y obtuvo el título de Liga número 13 en su historia, con lo que las Águilas se coronaron en el torneo Apertura 2018 y alargaron los 21 años que la Máquina, a pesar de terminar como líder general, suma sin ganar un campeonato.

El primer tiempo del juego de regreso pareció una copia del duelo de ida que ambos equipos empataron sin goles el pasado jueves en el Estadio Azteca, con un Cruz Azul bien acomodado en sector defensivo que cedió la posesión del balón al América, que aprovechó para ser el que propuso y fue más ofensivo.

Aunque el encuentro inició a buen ritmo, no tuvo claridad y sin faltas que cortaran el partido constantemente, en un primer error de Javier Salas que perdió un balón con Diego Lainez, se generó la primera por izquierda, donde sirvió para Guido Rodríguez, quien dejó al ecuatoriano Renato Ibarra que remató con potencia por arriba del arco de Jesús Corona.

Las Águilas tenían vías libres de acceso por ambas bandas, Lainez por izquierda y Renato por derecha, ya que los dos fueron un peligro constante para la zaga de Cruz Azul.

Al 31’ Lainez en una de las más claras, recibió un pase desde el costado izquierdo para mandar un servicio que cortó con apuros la zaga celeste en los momentos en que América presionaba la portería cementera y Edson Álvarez mandó un primer aviso en una media vuelta que se estrelló por fuera de la red.

Para el complemento, el técnico Pedro Caixinha decidió meter a Roberto Alvarado en lugar de Cauterucio en busca de mayor movilidad y velocidad al frente, pero América siguió con su juego de presión.

Instantes después en una equivocación grave en la salida cruzazulina, el argentino Iván Marcone perdió la pelota en las afueras del área ante la presión de Oribe Peralta, quien cedió a Álvarez, para que éste se acomodara al perfil izquierdo y con la zurda metió un disparo al que Corona no pudo llegar para el 1-0 al minuto 50.

Cruz Azul intentó reaccionar, pero lejos de generar juego ofensivo, dejó espacios abiertos en su zona baja que explotaron los atacantes de las Águilas, Ibarra desperdició un mano a mano frente a Corona a pase de Peralta, que jugó un gran partido al sustituir al colombiano lesionado Roger Martínez.

La oportunidad más nítida para el cuadro cementero, fue un pase del Piojo Alvarado que dejó solo a Caraglio, pero el delantero intentó driblar de más y terminó por estrellarse ante el portero Agustín Marchesín, que cumplió en las pocas jugadas en las que fue requerido.

Al 62’, con la Máquina volcada al ataque vino otro uno a uno entre Henry Martín y Pablo Aguilar, que el guaraní alcanzó a puntear para cortar, lapso en el que Caixinha retiró a Salas para el ingreso del colombiano Edgar Rentería, quien prácticamente pasó desapercibido el tiempo que estuvo en el campo.

Después en un gran despeje de Marchesín que prolongó con la cabeza Martín, Ibarra se plantó solo frente a Corona a quien fusiló con la derecha, pero en un gran reflejo, el guardameta volvió a salvar al Cruz Azul.

Miguel Herrera con la ventaja, refrescó al equipo al meter al paraguayo Cecilio Domínguez por Ibarra y al colombiano Andrés Ibargüen por Lainez, además de sacar a Peralta para el ingreso de Joe Corona para asegurar la media cancha.

Un descuido de la defensa americanista propició que el español Édgar Méndez alcanzara a patear incómodo, pero el esférico se fue por encima de la cabaña del equipo de Coapa.

Cruz Azul arriesgó todo al sacar a Adrián Aldrete para dejar su lugar a Ángel Mena, otro atacante que desapareció en el partido más importante.

América siguió siendo muy peligroso con Ibargûen por la izquierda, mientras la última esperanza del Cruz Azul se esfumó en un tiro libre que cobró con gran potencia Alvarado, pero en el corazón del área Rentería se encargó de desviar hacia afuera el balón que llevaba más peligro para el América en todo el partido.

Y tanto va el cántaro al agua… hasta que en otro contragolpe Cecilio entró por derecha al área y mandó riflazo que rechazó Corona, el balón cayó a Edson Álvarez quien remató para dejar sin oportunidad al arquero y marcar el 2-0 que representó el título 13 de Liga en la historia del América, para convertirse en el equipo más ganador del futbol mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *